Full moon and empty arms

Una luna llena más y estos días han sido como no te imaginas. A veces pienso que me quedé atrapado en tus días del pasado porque se me hace inevitable ver el presente.

Anduve caminando hoy ciertos senderos, y créeme que no pude evitar pensar en ti mientras pasaba por algunos de ellos. El puente junto a la iglesia en Ciudad Cristal, la última estación del tranvía y el descampado donde acaba el bosque artificial.

Si tan solo pudieras leer estas palabras y decir palabras que no sean obvias o tristes excusas. Si tan solo podrías mirar todo lo que has llevado tras de ti. Si pudieras entender que en esta luna llena mis brazos aún están vacíos como los dejaste.

Advertisements

Historia alternativa de la creacion de la bandera del Perú

Había una vez un país que luchaba por su libertad. Su nombre era Perú. Sus soldados luchaban día y noche para lograr ser libres. La ultima noche de guerra, había muchos soldados heridos y las medicinas se habían acabado. Las estrellas le pidieron al padre sol si podían bajar para ayudar a curar a los soldados peruanos. El sol no quería permitir que sus hijas vayan a la tierra a ayudar a los humanos, sin embargo, después de mucha insistencia de las estrellas, el sol dijo que sí.

Las estrellas convertidas en hermosas mujeres con túnicas blancas bajaron llenas de alegría y esperanza y curaron a cada soldado herido. Había tantos heridos que estuvieron toda la noche auxiliando y curando. Cuando llegó la mañana tenían los brazos manchados de rojo de la sangre de los heridos. Estaban muy tristes de haber manchado sus túnicas blancas y brillantes, pero en el fondo estaban muy felices de haber ayudado al Perú a ser libres.

Cuando llegó el momento de subir al cielo extendieron los brazos manchados de sangre y movían los brazos despidiéndose de los soldados que ya estaban sanos. En honor a estas hermosas doncellas del cielo San Martin creó la bandera peruana de rojo y blanco.

Autor: Nior Jara

Agua caliente y un intento

Un día más de esos en que me acuesto y por horas no logro mi objetivo de dormir. Ni un leve descanso ni un sueño placentero. Voy al baño y tomo una ducha de agua caliente y caigo en la cuenta que estoy pensando en varias personas. En mi ex, la de la mirada carnal. También en algunos amigos del pasado, amistades de memoria ahora.

Recuerdo algunas situaciones de invierno, si, mi intensidad a flote en esas noches de niebla. Mis maratones en las tardes grises y mi intento de ser vegano en las mañanas (Y sonríe moviendo la mirada hacia un pasado no tan lejano)

La leche de almendra que siempre odié y la chía entre mis dientes. Los brotes de soja en mi sánguche y los champiñones salteados en mi sartén. Mi almuerzo desastroso con tofu y la sopa verde con trozos de brócoli, coles de Bruselas y los tomates cherry atascándose en mi tráquea.

Volviendo a los amores y a los amigos pienso en lo amplio de mis pensamientos. En la ducha intensa que estoy tomando. (En mi celular suena el nuevo álbum de Vampire Weekend que me recomendó Melocotonki)

Entonces me doy cuenta de algo. Eres tan intensa como la ducha de agua caliente que estoy tomando. Y no quiero cerrar la llave porque no quiero dejar de sentir esto.

Te lo recuerdo

Te recuerdo que fuiste tú quien decidió dejar todo esto atrás. Te recuerdo que siempre fuiste tú quien tomó cada decisión desesperada. También fuiste tú quien más dañó cuando menos lo necesitaba. Y si, también amaste más cuando menos esperaba yo, ser amado.

Te recuerdo todas estas cosas porque ya no podemos jugar a hacernos los víctimas. Ya no podemos inventar historias y seguir llorando sobre los hombros de extraños. Ya no podemos mirar atrás y pensar cuan diferente sería todo. Ya no tiene sentido. Por favor deja de revolver el pasado.

Don’t stop inspiring me

Ha sido tan fácil caminar a tu lado y callar más de mil veces cuando me preguntaran sobre mis dolencias. A veces pienso que estamos hechos de acero valyrio porque no nos hemos tropezado con las piedras del camino, y hemos destrozado cada obstáculo cual membranas ovíparas.

También he estado pensando en aquello en que hablamos cuando decidimos cruzar el ayer. Y no sé por qué, pero hoy tampoco tengo respuestas sobre mañana. Y mañana cuando el alba despierte no estoy seguro si estaré para alguien más que para ti. Incluso no sé si estaré para mí mismo.

Entonces quiero que hoy cuando estemos juntos, no pidas perdón sobre nada. Porque eres en mi vida las cadenas de mi esclavitud. Una esclavitud que finalmente me ha hecho libre, tu amor puro, tu a veces frágil inspiración.

The time has come

Ha llegado el tiempo de tomar un poco de café caliente, de esos que te hacen quemar los huesos y despertar en las tardes dolorosamente frías. Casi toda mi vida he amado el invierno, pero ahora no tolero la humedad de Lima. Odio ver a todo el mundo con síntomas de resfrío en la calle. Esos desconocidos que andan estornudando sin taparse, sin pensar en los niños. A lo mejor es algo tonto para escribir pero si me cae muy mal.

Hoy acabé una comisión que me ha tomado algunos días y bastantes dolores de cabeza por lo exigente del cliente. Nunca pensé que alguien pudiera ser tan jodidamente exigente y tan tacañamente rebajador de precios, pero ahí está.

Este invierno promete ser frío y me asusta pensar en lo que se viene, lo único positivo es que extrañamente es en invierno cuando tengo más inspiración para hacer cosas artísticas.